20 agosto 2010

Museo Egipcio de El Cairo.


El Museo Egipcio de Antiguedades, fue diseñado por el arquitecto francés Marcel Dourgrion, es un edificio de línea decimonónica que abrió sus puertas el 15 de noviembre de 1902 con una colección de treinta y seis mil piezas, y que tiene en la actualidad más de ciento sesenta mil, que van desde el periodo pre-dinástico y las primeras dinastías, 3.100 años antes de Cristo, hasta el grecorromano, con vestigios también de los primeros siglos de nuestra época. Se calcula que solo el sótano alberga entre ochenta mil y cien mil piezas que acumulan polvo sin encontrar espacio en los pisos de arriba, y que esperan la llegada del esperado nuevo museo, que se levantará a la vera de las Pirámides de Giza.


Su colección es la mayor y más importante de su género en el mundo. Fue reunida, por primera vez, por el arqueólogo francés Auguste Mariette en 1858. Sus principales atracciones son las Galerias de Tutankamon, en las que se muestra la famosa máscara funeraria de oro y piedras preciosas y otros mil setecinetos tesoros encontrados en la tumba del niño rey, y la Sala de las Momias Reales, que alberga los cadáveres de once de los faraones más poderosos del Antiguo Egipto, incluyendo a Seti I y a Ramsés II. La sala 27 muestra intrincadas maquetas de la vida en el Nilo durante el Imperio Medio, mientras que las Salas del Reinado Antiguo contienen hermosas estatuas y máscaras mortuorias procedentes de Giza y Saqqara. La Sala de Akenatón, las Salas de las Joyas y las colecciones de momias de animales también resultan fascinantes.

Las colecciones existentes abarcan los siguientes apartados:


Joyería

La joyería egipcia forma parte de los tesoros antiguos más preciados, ya que muestra el buen gusto y un exigente sentir por crear formas armoniosas y combinaciones de color. Lo más impresionante es que en aquel entonces había un alto nivel de profesionalidad, donde predominada el uso del oro, la plata y las gemas.


Escultura


En el Museo Egipcio de Antiguedades de Egipto la escultura es altamente valiosa, no tanto por lo estético como por el significado, netamente religioso en aquel período. Este arte era el reflejo de un anhelo por lo perpetuo y lo eterno; por lo cual siempre eran situadas dentro de los límites de un templo o de una tumba. La escultura egipcia tenía cierta inclinación hacia la rigidez y el idealismo, donde el hombre se conectaba con lo divino a través del arte.


Tutankamón

Rey egipcio que marcó un período de la historia, y a través del tiempo aún es una figura que evoca adoración en algunos creyentes. Por ello, esta colección muestra amuletos, escudos, sandalias, accesorios, vestimenta, mobiliarios, vasijas y objetos en general que acercan al observador al conocido Rey, y permiten armar un rompecabezas de la vida de Tutankamón.

Funeraria

Los egipcios formularon ideas definidas sobre el alma y su inmortalidad; teniendo una concepción muy compleja de la personalidad humana. Y en esta colección se presentan objetos que en aquel entonces eran considerados como un apoyo para la preservación de la inmortalidad. De este modo, diseñaban suntuosos elementos, mobiliarios, trineos funerales, máscaras, etc., que resaltaran ese momento de paso hacia la inmortalidad.


Librería del Museo

Funciona desde 1902 y está especializa en la antigua civilización egipcia en todas sus ramas: historia, matemáticas, literatura, artes, medicina. La librería, situada en este museo El Cairo, está considerada una de las más importantes en egiptología en todo el mundo.


Exposición de piezas de Lego para niños.

Miles de bloques de plástico de colores recrean sarcófagos o estatuas faraónicas como la de Tutankamon. En este museo todo está al alcance de los niños para que disfruten aprendiendo sobre la historia de Egipto.

Esta nueva sección es un regalo de Dinamarca (la cuna de Lego) y permite tener una perspectiva diferente de los monumentos y las tradiciones egipcias. En total son seis salas y muchas reproducciones de distintos objetos y prácticas de la cultura egipcia, desde mapas a la labor de los escribas o los sarcófagos.